lunes, 27 de febrero de 2012


SOMBRAS 
Cayó la noche y con ella las sombras envolvieron todo a su alrededor.
Solo una luz al final, hacia intuir la salida de la oscuridad.
No le oyó llegar, ni tan siquiera intuyó su presencia... ella caminaba hacia adelante.
De pronto un susurro la hizo parar.
-Veo que camináis sola entre las tinieblas, no tenéis miedo???
-Por que? -contestó ella.
-Os pueden envolver y encerraros ahí.
-Eso creéis??? No creo que la oscuridad sepa hacer eso, en todo caso somos nosotros que no sabemos ver la luz que hay al final....
Y pensó en lo que había dicho a quien ni tan siquiera veía, estaba tan oscuro que no sabia con quien hablaba.
No veía ni figura, ni contorno, solo oía esa voz. Y no supo si era alguien o solo la oscuridad, que la tentaba a seguir entre sus brazos quien la hablaba.
Dicho esto, desapareció, supo que había conjurado la parálisis de las sombras, eso que muchas veces nos detiene contra un muro que no existe más que en nuestra mente.
Empezó a caminar, sin perder de vista la luz... esa luz que siempre hay al final del camino, esa que por mucho que no sepamos ver, está ahí.


Nunca dejéis de ir hacia ella, por muy lejana que parezca estar, si no dejas de caminar, llegareis!!!